au pair

¿Y si tus hijos no comen verduras?

por Felicia el May 12, 2020
Mis hijos no comen verduras
Apuesto a que no soy la única que ha crecido con un odio inexplicable hacia las verduras. Durante mi infancia odiaba las verduras con toda mi alma y sin razón aparente. Bueno, en realidad había una razón, pero no era nada lógica. No me gustaban las verduras porque a mi prima mayor tampoco le gustaban y solía compartir públicamente toda su decepción cada vez que almorzábamos juntas. Por supuesto, la admiraba mucho, así que me uní a su batalla contra las verduras.

Mis padres no entendían muy bien mis sentimientos controvertidos hacia las verduras y lo intentaron todo para que me gustaran, con zanahorias o palos, literalmente. Por desgracia, no lo consiguieron, pero poco a poco he conseguido comer e incluso gustar de las verduras al crecer. Fue un proceso natural, pero debo decir que mi madre luchó mucho. Así que este post está dedicado a todos los padres, y a sus Au Pairs, que luchan junto a las verduras para conseguir que sus hijos las coman.

La importancia de las verduras

Si estás leyendo este artículo, probablemente ya lo sabes todo sobre la importancia de las verduras para una dieta sana y balanceada. La Organización Mundial de la Salud lo dice alto y claro y recomienda la ingesta de al menos 5 raciones de fruta y verdura al día. La correcta integración de estos nutrientes puede reducir el riesgo de desarrollar enfermedades graves, como el cáncer, la diabetes y la obesidad. Además, nos aportan vitaminas, minerales y fibras, básicamente todo lo que necesitamos obtener de los alimentos. Por tanto, incluir frutas y verduras en la dieta de los niños es fundamental. 
 
Además de los beneficios a largo plazo de una dieta sana, debemos recordar que una nutrición correcta puede mejorar considerablemente nuestra calidad de vida. Para los niños, esto significa tener suficiente energía para todo el día, una mejor concentración, si ya van al colegio, y posiblemente evitar visitas muy frecuentes al dentista. Además, las cifras de obesidad infantil han aumentado de forma alarmante en la última década. Esto ha llevado a importantes personajes políticos como Michelle Obama a promover activamente campañas de lucha por la salud de los niños. Echa un vistazo a ¡Movámonos!
 
Pero promover una dieta saludable basada en el consumo equilibrado de frutas y verduras no es tan fácil como el ABC cuando se trata de niños.

¿Por qué los niños no comen verduras?

Bueno, la respuesta es realmente sencilla. No les gustan. Admitámoslo, las verduras no pueden ser tan sabrosas como el chocolate. Y, de hecho, las verduras no son conocidas por su atractivo estético, no satisfacen a los ojos (compara un plato de brócoli con un buen pastel, vamos), y la mayoría de las verduras cocinadas ni siquiera tienen un gran olor (piensa en la col). Ya sabes lo que dicen, primero se come con los ojos. Además, los niños suelen empezar a hacer sus propias elecciones alimentarias a partir de los 2 o 3 años y suelen limitar el abanico de alimentos que comen. Es el momento en el que desarrollan el escepticismo hacia ciertos tipos de ingredientes.
 
Quizá te sorprenda el hecho de que haya una razón biológica detrás de esta pataleta humana. Los estudios han demostrado que el ser humano, a lo largo de su evolución, ha desarrollado una preferencia por los alimentos no frescos, crujientes y dulces, en lugar de los vegetales y sus colores vivos. Nuestros antepasados aprendieron que los alimentos agrios o amargos podían conducir a la muerte o al perderse, adaptando su dieta para sobrevivir a los siglos. Además, a nuestro cerebro le gusta mucho la comida dulce y obtiene placer de ella. Comer algo dulce también reduce la percepción del dolor del bebé: ¡las sustancias producidas por el dulzor bloquean el dolor! Es simple biología.
 
En pocas palabras, es difícil (pero no imposible) conseguir que los niños coman lo que biológicamente no encuentran sabroso o atractivo. 

¿Cómo hacer que les gusten las verduras?

Este arduo camino comienza mucho antes del nacimiento del niño. De hecho, uno de los factores que pueden influir en el gusto de un niño es lo que ya ha probado mientras estaba en el vientre de su madre y a través de la leche materna.
 
Las preferencias alimentarias también dependen de las experiencias con las que se asocia la comida. Si la hora de la comida es un momento estresante en la vida de la familia, las preferencias alimentarias del niño se guiarán por ese estrés.
 
Por mi experiencia personal, puedo confirmar que los niños se dejan influenciar fácilmente por la gente que les rodea. Yo me negaba a comer verduras porque mi prima lo hacía. Es fácil. Imitar el comportamiento de los demás es muy típico de los niños, así que deberías mostrarte feliz mientras comes verduras en casa. Tus hijos deberían ver luz en tus ojos cuando comes una sabrosa sopa de cebolla. ¡También puedes hacerles ver a Popeye! Un muy buen ejemplo cuando se trata de espinacas.
 
Si tus hijos no quieren comer verduras, no los obligues a hacerlo. Esto hará que odien aún más las verduras. Intenta explicarles la importancia de las verduras. Utiliza dibujos, caricaturas, imágenes visuales que puedan impresionarles y hacerles entender que las verduras son amigas, no enemigas.
 
¿Hay algo peor que ver un plato lleno de cosas que odias? Las grandes porciones verdes no son aptas para los niños. Varía la dieta y tu oferta e intenta integrar las verduras poco a poco, acompañándolas de otros ingredientes.
 
Si vas a abordar estas nuevas técnicas, empieza con verduras más agradables que el brócoli y la col. Los guisantes, las zanahorias y los calabacines son mucho más agradables y dulces. Una vez que se hayan aceptado en la dieta diaria, prueba con las más difíciles... ¡gradualmente!
 
Tengo que mencionar un antiguo e injusto truco que estoy utilizando actualmente para hacer que las verduras sean un poco más atractivas... ¡escondiéndolas por todas partes! Como no son lo mejor para comer solas, puedes añadirlas a básicamente todas las recetas que se te ocurran: tartas (la tarta de zanahoria está realmente buena), tartas de verduras, como la quiche que es absolutamente la mejor receta para salvar la cena, ¡y batidos! También puedes probar a cocinar las verduras de forma más sabrosa (al horno con queso, por ejemplo). Los niños se acostumbrarán poco a poco a los sabores saludables y tu trabajo será más fácil.
 
Si nada ayuda, siempre puedes contar con multivitamínicos que aporten a los niños una buena cantidad de vitaminas y minerales.
 
Por si ser padre no fuera suficientemente difícil, también hay que improvisar como chef. Qué puedo decir... ¡Ser un padre pro-vegetales puede ser un reto! ¡Comparte con nosotros y con tus compañeros padres anfitriones tus estrategias y técnicas personales para hacer que tus hijos coman verduras!
Au Pair adicto al smartphonepor Alena el 24 Apr, 2020Leer más »
¿Qué padre televisivo eres?por Alena el 26 May, 2020Leer más »
Algunos comentarios...
Déjanos tu respuesta:
Nuestras redes sociales
Sigue nuestras cuentas de AuPair.com - visita nuestras redes sociales, únete a nuestra comunidad y recibe las últimas noticias del mundo Au Pair.
Suscríbete a nuestro boletín:
Suscribirse como:
Al registrarte, aceptas recibir comunicaciones de AuPair.com. Recuerda que puedes dejar de recibir nuestro boletin en cualquier momento.
Únete a nosotros
¿Tienes ganas de empezar el programa Au Pair? AuPair.com te ayudará a encontrar tu futura Au Pair / Familia anfitriona.
Regístrate con nosotros y conoce lo que podemos hacer por ti:
Registrarse como Aupair Registrarse como familia