au pair

Au Pair en Australia: lee la experiencia de Becca

experiencia au pair australia Mi nombre es Becca y acabo de cumplir 20 años. Hace 5 meses me di cuenta de que no era feliz en mi trabajo y quería un cambio. Ser una Au Pair siempre me había atraído, así que decidí crear un perfil y en pocos días la familia australiana más maravillosa y perfecta se acercó a mí y nos pusimos en contacto casi de inmediato. Por suerte para mí, venían de vacaciones a Inglaterra, así que los conocí antes de mudarme al extranjero para vivir con ellos.

Cuido a dos niñas de 3 y 5 años. Se han vuelto como mis hermanas pequeñas. Nos hacen reír a mí y a sus padres constantemente. Tenemos fiestas de baile, noches de cine, competiciones de karaoke - no podría estar más feliz de pasar no sólo mis horas de trabajo, sino también compartiendo las noches con estos niños.
Sólo trabajo tres días a la semana, pero tengo un salario decente. También hago de niñera para mis padres anfitriones por un poco de dinero extra y para sus amigos también.

En el área en la que estoy, hay muchas familias que tienen au pairs o niñeras. En la cuadra donde vivo he hecho muy buena amistad con una chica canadiense que llegó aquí más o menos para la misma fecha que yo, ella se quedará más o menos la misma cantidad de tiempo!
He tenido muchas oportunidades increíbles de conocer a mucha gente, lo cual ha sido maravilloso, ya que conocer amigos y otras personas de mi edad era uno de mis mayores temores al mudarme al otro lado del mundo. Y por supuesto, ¡fue muy fácil!

Mudarme a Australia para ser au pair fue la mejor decisión que he tomado. Me ha hecho darme cuenta de las cosas en las que soy buena, y no tan buena. Actualmente estoy en el proceso de postulación a la universidad para obtener un título para convertirme en profesor y luego viajar por el mundo mientras enseño!
Recomendaría ser au pair a todo aquel que tenga pasión por trabajar con niños, que no tenga miedo de un trabajo que no siempre será de 9 am a 5pm  y que esté interesado en viajar como la forma más brillante de ver el mundo.

Gracias por leer,
Con amor, Becca