au pair

Prever y evitar problemas


Problemas, conflictos y malentendidos entre Au Pair y Familia Anfitriona y sus soluciones
 
Las cosas no siempre salen como uno las planea, especialmente aquellas situaciones que no dependen únicamente de nosotros mismos. Por eso es siempre imprescindible poder contar con un buen consejo a tiempo y AuPair.com quiere proporcionarte toda la información necesaria acerca de lo que supone una estancia Au Pair. Sigue nuestros consejos y evita situaciones inomodas o innecesarias en la convivencia con el Au Pair o la Familia Anfitriona.

Por otro lado, si crees haber encontrado tu Au Pair o Familia Anfitriona ideal y descubres que finalmente no está resultando lo esperado, este artículo también puede ser de tu interés.
 

Adelántate a los problemas

 
Una forma de evitar malentendidos o problemas con tu Au Pair o Familia Anfitriona es dejando claros los términos de la estancia previo al comienzo de la misma. Si ambas partes saben qué esperar de la otra, los problemas serán los mínimos (en caso de existir). 

Debate todos los puntos del contrato con tu Au Pair o Familia Anfitriona y asegúrate de llegar a un acuerdo antes de firmarlo y enviarlo. 

A pesar de lo acordado, siempre pueden surgir pequeñas dudas  o problemas que el Au Pair y la Familia Anfitriona deberán solventar. El Au Pair pasará a formar parte de una familia extranjera en un país diferente y con una nueva cultura y esto puede generar, en ocasiones puntuales, cierta frustración y tensión hasta que uno se haya adaptado a la nueva situación.
 
Es importante que te adelantes a los problemas y te informes de la cultura y el modo de vida del país del Au Pair y de la Familia Anfitriona, con el fin de entender ciertas actitudes y poder adaptarte a la persona.


¿Qué problemas pueden surgir?


Los problemas pueden surgir por distintas razones:
 
  • Falta de comunicación (idioma): si deducimos que el Au Pair no está familiarizado con la lengua materna de la Familia Anfitriona, al principio puede darse en varias ocasiones la falta de comunicación. Es importante que la Familia Anfitriona sea paciente y valore la actitud del Au Pair a la hora de aprender, siempre y cuando esto no suponga una convivencia imposible. 
  • Periodo de adaptación: durante las primeras semanas, tanto el Au Pair como la Familia Anfitriona experimentará un periodo de adaptación, lo que puede dar lugar  a irritación ante comportamientos inesperados o que no resultan típicos para la cultura de uno. Sin embargo, poco a poco esto desaparece y uno se sorprende a veces siguiendo un nuevo estilo de vida.
  • Nueva cultura, nuevos hábitos: los horarios, la comida, el comportamiento social... Todos y cada uno de los aspectos básicos de la vida diaria son diferentes en muchos países. El Au Pair necesitará tiempo para asimilar el cambio.
  • Malentendidos y discusiones sin importancia: a la hora de establecer las normas del hogar, así cmo las tareas, es importante que tengas en cuenta que el Au Pair tardará en realizarlas con la misma eficacia que tú o los tuyos, por falta de experiencia y de seguridad. Con el paso del tiempo, el Au Pair conocerá las normas de la casa y pasará a ser uno más de la familia.
  • Sobrecarga: si el Au Pair no está acostumbrado a tanta responsabilidad, la sobrecarga puede ser un problema hasta que se acostumbre. Muchos de los jóvenes son estudiantes o acaban de terminar los estudios y no están acostumbrados a realizar las tareas que se les exigen como Au Pair. Dales tiempo y haz que se hagan a sus responsabilidades de forma progresiva.
  • Inseguridades: las inseguridades por parte del Au Pair pueden venir por la falta frustración de ono conocer el entorno y sus costumbres. Con el tiempo, el Au Pair se irá familiarizando con la rutina de la Familia Anfitriona y la inseguridad desaparecerá.
  • Falta de confianza: aunque al principio es normal estar escéptico ante la nueva situación y ambas partes atraviesan un periodo de observación, sin confianza no puede surgir una buena relación. No veas a tu Au Pair o Familia Anfitriona como tu enemigo, sino como un miembro más de la familia.

¿Cómo puedo solucionar los problemas?


Los malentendidos se pueden prevenir, siempre y cuando Au Pair y Familia Anfitriona cuenten con la información necesaria y pongan todo de su parte. En AuPair.com encontrarás toda la información que necesitas para ir sobre seguro y disfrutar de la estancia Au Pair.


Consejos para la Familia Anfitriona:

 
  • Mentaliza a los niños acerca de la nueva situación para que reciban al Au Pair con los brazos abiertos y la adaptación sea más fácil.
  • Sé paciente y comprensivo con las complicaciones del idioma. Intenta expresarte de forma clara y pausada, repitiendo la información que no se haya entendido y utilizando un vocabulario sencillo.
  • Respeta y sé comprensivo con el periodo de adaptación del Au Pair
  • Establece normas básicas de convivencias y un plan rutinario para que el Au Pair se adapte de forma rápida
  • Ten en cuenta las habilidades del Au Pair a la hora de asignar tareas
  • Resuelve los pequeños malentendidos y problemas de convivencia con tu Au Pair tan pronto como surjan. Crea un ambiente familiar en el que sea fácil hablar las cosas y expresar opiniones.
  • Organiza actividades familiares todas las semanas, para que el Au Pair se integre
  • Transmite tus métodos educativos al Au Pair para que sepa cómo comportarse con los niños en cada situación
  • No cargues al Au Pair con tareas de casa, no es su principal responsabilidad
  • Cíñete al programa oficial del país y respeta las horas máximas de trabajo del Au Pair
  • Describe las tareas de forma minuciosa y no por encima
  • Respeta y muestra interés por la cultura del Au Pair
  • Mantén una actidud abierta y crea un ambiente acogedor

Recuerda: el Au Pair no es una niñera a tiempo completo y por tanto, a pesar de ser amante de los niños, probablemente contará con poca experiencia. Además, para muchos resulta la primera estancia en el extranjero durante un periodo tan largo.

 

Consejos para el Au Pair:

 
  • Sé paciente con la Familia Anfitriona, sus costumbres y sus hábitos
  • Respeta el estilo de vida de la familia y comprométete a ayudarles en lo que puedas
  • Adáptate a las costumbres de la familia (comida, horario, etc.)
  • Comenta los problemas o malentendidos con el fin de solucionarlos
  • Infórmate acerca de los métodos educativos de la familia e intenta adoptarlos
  • Cíñenete a realizar las tareas de la forma que lo "exija" la familia y haz nuevas propuestas cuando lo consideres necesario.
  • Cuenta con tu familia para hablar de tus problemas o frustraciones; quizás ellos puedan ayudarte
  • Sé sincero con la familia, con el fin de que exista un vínculo de confianza
  • No eludas tus responsabilidades
  • Respeta la privacidad de la familia, de la misma forma que ellos respetarán la tuya
  • No tomes decisiones que afectan a tu estancia sin comentarlas antes con la familia
  • Pasa tiempo con tu Familia Anfitriona y esfuérzate por conocerlos
 
¡No olvides que la confianza es, quizás, el punto más importante para crear una buena relación!


Cómo confrontar los problemas con tu Au Pair o Familia Anfitriona


Cuando pensamos en problemas, sabemos la mejor forma de solucionarlo es dialogando. Por ello, no dudes en hablar con tu Au Pair o con tu Familia Anfitriona ante cualquier situación que te haga sentir incómodo. A continuación te ofrecemos una serie de consejos que podrán servirte de gran ayuda a la hora de enfrentarte a un problema de convivencia:
 
  • Expone el problema y haz alusión a situaciones específicas
  • Utiliza la primera persona para evitar que los demás se sientan atacados
  • Expresa tus quejas sin juzgar a la persona
  • Critica una acción y no a la persona
  • Intenta mantener un juicio objetivo y lo más positivo posible
  • Menciona algunos aspectos positivos

Es importante que intentes llegar a un acuerdo con el Au Pair o la Familia Anfitriona y ambas partes se ciñan a lo acordado. No dejes que las pequeñas diferencias provocadas por la convivencia o las diferencias culturales hagan cambiar tu opinión con respecto a la persona. 


Consejos básicos para un buen entendimiento:

 
  • Escucha con atención
  • Evita largos monólogos
  • Mantén una actitud positiva y no de ataque
 
No tomes decisiones precipitadas e intenta poner de tu parte para crear una relación sana en la que exista comunicación. Recuerda que cambiar de Au Pair no sólo supondrá un nuevo proceso de búsqueda y de trámites burocráticos en algunos casos, sino que los niños también se verán afectados.

Si consideras que vuestras diferencias son relevantes y decides anular el contrato, deberás tener en cuenta el periodo de aviso estipulado (un mínimo de dos semanas), con el fin de que ambas partes puedan encontrar una solución alternativa.