au pair

La vida de Selina como Au Pair en Irlanda

por Sabrina el May 24, 2024
La vida de Selina como Au Pair en Irlanda

En primer lugar, me gustaría dar las gracias a mi Familia Anfitriona por todos los recuerdos que pude crear con ellos.

Recomiendo encarecidamente ser Au Pair una vez en la vida y experimentar el modo de vida local, descubrir partes de ti mismo que no sabías que existían, así como crear recuerdos para toda la vida.

La experiencia de Selina en Irlanda

Los irlandeses son conocidos por su carácter amable y extrovertido. Vayas donde vayas, te sientes bienvenido. A diferencia de Alemania, aquí las tiendas están abiertas los siete días de la semana, lo que me costó acostumbrarme. El mayor cambio para mí fue el tráfico por la izquierda. Mis padres de acogida me ayudaron mucho. Al principio me dieron algunas clases de conducir, lo que me dio confianza. Rápidamente, me acostumbré a las carreteras, a veces muy estrechas. Al cabo de dos semanas, conducir era pan comido. Uno de mis objetivos en el extranjero era mejorar mi nivel de inglés y conocer mis puntos fuertes y débiles. También quería conocer mejor la cultura y el sistema escolar de Irlanda. ¿Y qué mejor manera de hacerlo que formando parte de una Familia Anfitriona local e integrándome plenamente en sus vidas? A través de las conversaciones con mis padres anfitriones sobre diversos temas como las tradiciones o el sistema escolar, así como a través de los deberes del hijo mayor, pude aprender mucho sobre la cultura irlandesa y también me hice una idea de cómo funciona el sistema escolar irlandés. Entre otras cosas, estoy muy impresionada por los métodos que se utilizan aquí para profundizar en el idioma. Sin duda incorporaré algunos de los métodos de enseñanza, así como toda la información que descubrí sobre Irlanda, en mi futura profesión. Ser corresponsable de dos niños pequeños también me ha dado una buena idea de lo que me espera más adelante, cuando tenga mis propios hijos.

Comienza una nueva aventura


Mi aventura comenzó oficialmente el 19 de septiembre de 2022. Volé sola por primera vez a un país que antes me era ajeno. Desde el aeropuerto de Dublín, cogí el autobús a Limerick. Durante el trayecto de dos horas y media a Limerick, ya tuve la oportunidad de ver algunos de los hermosos paisajes de Irlanda. Cuando llegué allí, mi padre anfitrión y su hijo mayor (de 6 años) me recogieron del autobús y me dieron una calurosa bienvenida. Tras el largo viaje, mi madre anfitriona y su hijo pequeño (3 años) ya me esperaban en casa y me habían preparado una deliciosa cena. Antes de la comida, encontré tiempo para entregar a la Familia Anfitriona mis regalos para ellos y me encantó ver las caras radiantes de los dos pequeños. Mis preocupaciones previas sobre si los niños se acostumbrarían a un extraño/Au Pair y si me aceptarían resultaron ser erróneas en los primeros días. Los dos pequeños se acostumbraron a mí muy rápidamente y no paraban de preguntarme si podía ir con ellos a todas partes. Me encantaron enseguida.

Un día típico en la vida de Selina


Durante la semana, mi día típico empezaba a las 7.30 de la mañana con la preparación del desayuno y de las fiambreras y botellas de agua. La mayor parte del tiempo mi madre anfitriona llevaba a sus hijos al colegio, solo de vez en cuando me encargaba yo. Cuando los niños estaban fuera de casa, me encargaba de las tareas domésticas, como lavar la ropa, colgarla y doblarla, pasar la aspiradora o la fregona, limpiar el lavavajillas y hacer las camas de los niños. Cuando llevaba a los niños al colegio, solía hacer la compra al mismo tiempo. Entre las 9.30 y las 14.30 horas tenía tiempo para mí y me dejaban utilizar el coche. Aprovechaba el tiempo libre para hacer recados y estudiar. A las 14.30 recogía al mayor del colegio y nos íbamos a nadar durante una hora o jugábamos con sus juguetes en el jardín o en casa y hacíamos los deberes. Hacia las 16.00 recogía al pequeño de la guardería. A partir de las 18.00 horas, no trabajaba, pero solía pasar algunas horas con la Familia Anfitriona jugando o intercambiando bromas. Siempre aprovechaba las últimas horas de la tarde para estar en contacto con mi Familia Anfitriona y compartir mis experiencias.


Como antigua nadadora de competición, disfrutaba mucho yendo a nadar con los niños dos veces por semana. Era un placer ver cómo aprendían a amar el agua y se convertían en auténticas ratas acuáticas. Pero también nos divertíamos mucho en casa, coloreando o dibujando, jugando al Lego o a juegos de mesa o haciendo puzzles. También encontrábamos tiempo para hacer juguetes o adornos, sobre todo en Halloween y Navidad. Hornear pasteles y otros dulces con los más pequeños también era especial. Nunca nos aburríamos.


Los fines de semana eran muy relajantes para mí. A veces nos íbamos de viaje juntos y en ocasiones cuidaba del pequeño durante dos horas cuando la madre anfitriona estaba en competiciones de baile y el padre anfitrión llevaba al mayor a entrenamientos y partidos de fútbol o baloncesto.

Reflexiones finales sobre la experiencia Au Pair


Durante cuatro meses he podido cuidar de dos niños maravillosos que han ocupado un lugar muy especial en mi corazón. Por supuesto, cuidar a un niño de tres y otro de seis años es a veces un poco difícil. Pero nunca sentí que no pudiera con ello, al contrario, siempre me divertí mucho inventando nuevas actividades. Además, aprendí mucho y pude adquirir otras experiencias vitales importantes. Me gustó mucho el hecho de que los dos niños son aventureros y adorables y siempre teníamos algo de lo que reírnos.


En todo ese tiempo, no hubo nada que no me gustara de mi experiencia. Desde el momento en que llegué y me uní a la Familia Anfitriona, me sentí bienvenida y querida. Como formé parte de la Familia Anfitriona desde el principio, nunca sentí que mi tiempo como Au Pair fuera un trabajo. La mayoría de las tardes, después de que los niños se durmieran, solíamos sentarnos juntos y hablar de cosas de la vida y disfrutar de la compañía del otro.


Veo a esta Familia Anfitriona como un regalo y me resultará muy difícil despedirme de ellos en menos de un mes. Estoy muy agradecida por este tiempo. Ha tenido un gran impacto en mí y siempre lo recordaré con alegría. También es cierto que este contacto continuará siempre.


Algunos comentarios...
Déjanos tu respuesta:
Nuestras redes sociales
Sigue nuestras cuentas de AuPair.com - visita nuestras redes sociales, únete a nuestra comunidad y recibe las últimas noticias del mundo Au Pair.
Únete a nosotros
¿Tienes ganas de empezar el programa Au Pair? AuPair.com te ayudará a encontrar tu futura Au Pair / Familia anfitriona.
Regístrate con nosotros y conoce lo que podemos hacer por ti: