au pair

Trastorno alimentario como Au Pair - ¿Qué hacer?

por Julia el Oct 10, 2019
Trastorno alimentario como Au Pair - ¿Qué hacer?
Siempre que estés a dieta serás consciente de lo importante y omnipresente que es la comida. La comida es el centro de la mayoría de las culturas. Las familias, los amigos y las comunidades se reúnen para comer y socializar. No sólo es el pegamento de la sociedad, sino que también te mantiene fuerte y sano. Alejarse de la comida significa alejarse de los acontecimientos sociales. Ahora quizá puedas imaginar el gran impacto que debe tener un trastorno alimentario en una persona afectada. Además, el trastorno es muy complejo. Combina problemas de salud, tanto físicos como mentales, vida social, escuela o trabajo y, de este modo, puede afectar a todo tu futuro. Pero, ¿qué define a un trastorno alimentario? ¿Y cuáles son los síntomas que te indican que estás afectado? Aclaremos juntos las preguntas más importantes.
 
Haz clic en estos accesos directos para llegar al aspecto que más te interesa:

Trastorno alimentario - definición

Un trastorno alimentario se define como un problema mental que va acompañado de un comportamiento alimentario disfuncional que provoca problemas de salud tanto físicos como mentales. Hay diferentes tipos de trastornos alimentarios. Más del 4% de la población mundial está afectada por uno de esos tipos. En general, las mujeres se ven más afectadas que los hombres y el trastorno suele comenzar al final de la pubertad o al principio de los 20 años. Esa es la definición de un Au Pair, ¿no? Dado que la mayoría de los datos demográficos de las Au Pairs encajan en el grupo de riesgo de los trastornos alimentarios, queremos abordar el tema durante nuestra serie de concienciación sobre la salud mental. Si te sientes afectado por el tema, asegúrate de hablarlo con alguien. Puede ser tu mejor amigo, tu familia en casa o tu familia anfitriona. También puedes acudir directamente a un médico sin decírselo a nadie. Lo más importante es que busques ayuda y no te quedes aislado con este tema. Esperamos que esta entrada del blog no sólo te dé una definición de lo que es un trastorno alimentario, sino que también te anime a buscar ayuda.

Diferentes tipos de trastornos alimentarios

Cuando piensas en los trastornos alimentarios puede que tengas en tu mente la imagen de una persona muy delgada que se niega a comer. Es cierto que algunas personas que sufren un trastorno alimentario destacan por su aspecto exterior. Pero ese no es todo el espectro. Puede parecer ambivalente, pero las personas que padecen este tipo de problemas tienen todo tipo de formas y tamaños. En los siguientes apartados describiremos los síntomas de los trastornos más comunes en lo que respecta a la alimentación. Muy a menudo este tipo de trastorno está relacionado con otros problemas mentales como la ansiedad, la depresión y el abuso de sustancias.

Anorexia nerviosa

La anorexia nerviosa podría ser la forma más típica de los trastornos alimentarios. Las personas afectadas suelen destacar por su peso corporal extremadamente bajo y, obviamente, no pueden ocultarlo en público. Si estás afectado por la anorexia nerviosa, todo tu mundo gira en torno a la comida, la restricción de la ingesta de calorías, la pérdida de peso y el miedo a parecer gordo es lo único en lo que puedes pensar.
 
Actualmente, los expertos diferencian dos tipos distintos de anorexia nerviosa. Si se padece el tipo restrictivo, se evita o se limita al mínimo la ingesta de alimentos. El tipo purgante compensa los episodios de atracones deshaciéndose de la comida. De este modo, la persona no puede mantener un peso corporal saludable y, sin embargo, no se da cuenta de cómo está dañando su cuerpo. Incluso si sólo pesa 30 kg, seguirá queriendo adelgazar, ya que la percepción de su cuerpo es completamente errónea. En la situación más extrema, esto puede llevar incluso a la muerte. 

Bulimia nerviosa

La bulimia nerviosa es muy similar al tipo de purga de la anorexia nerviosa. En ambos casos la persona consume mucha comida y quiere deshacerse de ella lo antes posible. Para ello, se pueden producir vómitos autoinducidos, una cantidad extrema de actividad física y el uso de laxantes. La diferencia entre ambos trastornos es el peso corporal, las personas que padecen bulimia nerviosa pueden tener un índice de masa corporal normal, mientras que las personas anoréxicas tienen un peso claramente inferior al normal. No obstante, es bastante común que las personas bulímicas definan su autoestima a través de su peso corporal, cuanto más delgado, mejor.

Atracón

Los atracones son mucho más frecuentes que los otros dos tipos, pero todavía no están ampliamente aceptados como trastorno mental. Al igual que en el trastorno de la bulimia nerviosa, las personas que padecen atracones comen grandes cantidades de comida en episodios cortos, pero no se deshacen de ella después. Muy a menudo las personas afectadas se sienten culpables después de sus ataques de comida y experimentan una falta de control. Si te das un atracón al menos una vez a la semana en un periodo de tres meses, es posible que estés afectado y deberías plantearte buscar ayuda para mejorar pronto.

Diagnóstico

Actualmente existen dos manuales diferentes para los problemas de salud mental que pueden utilizarse para diagnosticar un trastorno alimentario, el DSM-IV y el CIE-10. Ambos manuales proporcionan una lista con los síntomas que hemos tratado en la última sección. Recomendamos encarecidamente acudir a un médico para que realice un diagnóstico. Un médico o un terapeuta están capacitados para interpretar esos manuales y clasificarán tu comportamiento. 
 
Ten en cuenta que hay otras dolencias médicas que dan lugar a síntomas muy similares a los de un trastorno alimentario y que, sin embargo, tienen causas completamente diferentes. Un médico puede examinar tu estado de salud general para comprobar si padeces alguna otra enfermedad, de modo que recibas el tratamiento adecuado a tus necesidades.
 
Además, hay más tipos de trastornos alimentarios de los que hemos mencionado antes. Hay subgrupos y combinaciones de síntomas que requieren un tratamiento individual y adaptado para que obtengas la ayuda que necesitas.

Causas

Por desgracia, los problemas de salud mental son un asunto complejo. Tanto tus genes como tu personalidad interfieren con los factores ambientales. Todos ellos pueden contribuir a tu bienestar mental o lo contrario. Por eso no es fácil definir las causas de los trastornos alimentarios. Las siguientes secciones te darán más información sobre las posibles raíces biológicas, psicológicas y culturales de tu problema.

Causas biológicas

En el pasado, los expertos consideraban que los factores ambientales eran cruciales a la hora de desarrollar un trastorno alimentario. Los investigadores se centraban sobre todo en el impacto psicológico de las relaciones sociales, el poder de las imágenes en los medios de comunicación y los rasgos de personalidad, como el perfeccionismo. Pero en los últimos años también se han centrado en los factores biológicos y genéticos. Desgraciadamente, los investigadores aún no han encontrado nada parecido a un gen de los trastornos alimentarios que pueda manipularse para tratar a las personas afectadas. Todavía queda mucho por investigar. 

Causas psicológicas

Es importante saber que los trastornos alimentarios suelen ir de la mano de otros problemas mentales crónicos. Si sufres anorexia, bulimia o atracones, tienes más posibilidades de desarrollar depresión, ansiedad, TOC (trastorno obsesivo compulsivo) y muchos otros problemas que pueden afectar a tu bienestar. Por otra parte, si ya sufres uno de los problemas mencionados, tienes un mayor riesgo de padecer un trastorno alimentario. Este hecho demuestra que debes buscar ayuda siempre que sientas que tienes problemas tanto mentales como físicos para evitar otros problemas.
 
Además, haber sufrido abusos sexuales en el pasado puede ser un desencadenante importante. En este caso, los trastornos alimentarios parecen funcionar como un mecanismo de afrontamiento. Si has sufrido abusos físicos o mentales, intenta hablar con alguien sobre ello y busca ayuda en un médico. 
 
Además, el estilo de crianza también puede ser una de las causas de los trastornos alimentarios más adelante en la vida. Especialmente las jóvenes ambiciosas, obedientes y con tendencia a complacer a sus padres pueden desarrollar anorexia nerviosa. Según los expertos, esto se debe al comportamiento controlador de sus padres y a la falta de estímulo para expresar sus emociones y hablar de sus propias luchas. Esto suele provocar una dependencia de su familia que puede compensarse con la sensación de control mediante la restricción de la ingesta de alimentos.  
 
Otro punto interesante es la percepción del aislamiento social. La soledad puede provocar estrés, depresión y ansiedad. La comida puede aparecer como un consuelo en esta situación tan estresante. Esto puede desencadenar los atracones.
 
Además, la presión de los compañeros parece ser un factor llamativo en este patrón. Si se integra en una red social que presta atención a la percepción del cuerpo y al ideal de un cuerpo delgado, la presión de los compañeros puede ser un factor importante, especialmente en los individuos jóvenes. 

Causas culturales

En muchas culturas la delgadez es la imagen corporal ideal. Especialmente en las sociedades occidentales, se anima a las modelos delgadas, a los actores y a otros modelos públicos a ser delgados y programas como Photoshop crean la ilusión de cuerpos a veces incluso absurdamente delgados que no guardan relación con el modelo real. Esto puede afectar a la imagen corporal del niño y a su insatisfacción si no puede alcanzar el ideal.
 
Cuando la perfección se define como un cuerpo delgado, los hábitos alimentarios poco saludables pueden acercar a la persona al ideal deseado y pueden provocar graves problemas. Sin embargo, los trastornos alimentarios no sólo se dan en la sociedad occidental, lo que demuestra que una imagen culturalmente transmitida del cuerpo perfecto no puede ser la única causa.

¿Por qué corren riesgo las Au Pairs?

Hay varios factores de riesgo que aumentan la posibilidad de desarrollar un trastorno alimentario, como el sexo, la edad y otros problemas psicológicos. En resumen, si eres una mujer joven, que experimenta soledad y pérdida de control sobre su situación, podrías estar en riesgo. Curiosamente, esta descripción se ajusta perfectamente a la definición de una Au Pair. Un año de Au Pair es una experiencia extraordinaria que puede conducir al aislamiento social al principio, ya que no conoces a nadie en tu nuevo entorno, aparte de tu familia anfitriona
 
Además, es posible que la familia tenga una cultura alimentaria diferente a la que tú estás acostumbrado. Tal vez coman cosas que tú nunca imaginarías comer o no les guste lo que cocinas para los niños. De repente, la comida cobra cada vez más importancia. Además, puede ser que la nueva cultura que quieres explorar se centre mucho más en la apariencia externa y tú no estés acostumbrado a ello. Puede que las nuevas personas que conozcas incluso consideren que la forma de tu cuerpo no es la deseada y te hagan sentir incómodo por ello.
 
Por eso, los Au Pairs deben prestar atención al riesgo de sufrir un trastorno alimentario. Veamos qué puedes hacer si ya lo has desarrollado.

Tratamiento

El tratamiento del trastorno alimentario implica diversas terapias y un cambio en la dieta y el ejercicio. El tipo de terapia depende obviamente de la naturaleza del trastorno alimentario y en la mayoría de los casos se aplica una combinación de tratamientos. Es cierto que puedes ser hospitalizado si ya estás muy bajo de peso, pero en general el tratamiento puede llevarse a cabo en diversos entornos como clínicas de día, grupos y sesiones de terapia con un psicoterapeuta. Algunas personas se benefician de las ventajas de una terapia cognitivo-conductual en la que tienes la opción de replantear tus pensamientos con un terapeuta capacitado. Dependiendo del país en el que residas, las opciones de los distintos enfoques pueden ser muy grandes, como la musicoterapia, la terapia artística o la terapia recreativa.
 
En cualquier caso, siempre te recomendamos que hables con alguien, ya sean tus amigos y familiares en casa, tu familia anfitriona o un médico. La buena noticia es que puedes obtener ayuda. Pero el primer paso es buscarla. Pero seguro que merece la pena. 

Consejos para los Au Pairs afectados

Nuestro principal consejo para los Au Pairs es que se mantengan en contacto con sus amigos y familiares en casa y que creen un ambiente abierto y sincero con su Familia Anfitriona. Si no te gustan los hábitos alimenticios de tu Familia Anfitriona, intenta hablar con ellos sobre ello. Sé abierto y busca supermercados donde puedas encontrar la comida que te gusta. Si conoces a otros Au Pairs o amigos en el extranjero que prefieren un tipo de cuerpo muy delgado, intenta buscar nuevos amigos o trata de abordar el tema abiertamente. Tal vez incluso puedas compartir esta entrada del blog con ellos y enviársela para que compartan el mensaje. Si sientes que pierdes el control y te sientes aislado en tu nueva familia, ¡date prisa! No estás solo y tu familia anfitriona estará encantada de ayudarte con tu problema. ¡La prevención es la mejor solución!
 
Si ya estás afectado antes de tu estancia, por favor, piensa si una aventura de este tipo sería beneficiosa para ti en este momento. Si crees que esta experiencia podría ayudarte en tu situación, por favor, sé lo más abierto posible con tu Familia Anfitriona. Vas a cuidar de sus hijos, su tesoro más importante en la vida. Así que debes asegurarte de que puedes cuidar de ti mismo en primer lugar. Si no estás seguro al 100% de que podrás pasar el año sin que tu estado empeore, por favor, piensa demasiado en tu plan. Ten en cuenta que tus niños anfitriones te admirarán y que serás un modelo a seguir. Si ven que luchas con una dieta saludable, podrían adaptarse y esto te causaría aún más problemas. Primero, busca ayuda y mejórate. Y cuando domines las etapas difíciles de este trastorno, la estancia como Au Pairs podría ser una aventura positiva para ti.

Consejos para las familias anfitrionas

Como familia anfitriona tienes una gran responsabilidad. Un joven extranjero que quizás acaba de empezar a aprender tu idioma será tu invitado. Debes asegurarte de que se sienta recibido y cómodo en tu casa y de que conozca sus responsabilidades. Es un shock cuando te das cuenta de que el Au Pair parece tener problemas con una dieta saludable. Por supuesto, lo primero en lo que piensas es en tus hijos. Como el Au Pair es un modelo a seguir, tus hijos podrían imitar su comportamiento y empezar a tener problemas con la alimentación también. Por supuesto, eso es lo último que quieres. Por eso debes abordar el tema lo antes posible. Pero ten en cuenta que una presión adicional no mejorará la situación. La situación ya es tensa si el Au Pair no come bien, así que aunque estés decepcionada, preocupada o enfadada, trata de ser compasiva. No es fácil trasladarse a un país extranjero y asumir responsabilidades, quizá por primera vez en la vida. Así que asegúrate de crear un buen ambiente de trabajo y de vida y dile al Au Pair que te preocupas por su salud.
 
Tienes que pensar si quieres continuar el contrato con ese Au Pair y esto depende de su estado. Si crees que ya no es el candidato adecuado, díselo en un ambiente tranquilo. Otra opción es acompañarle a ver a un médico, ya que puede ser difícil en un idioma extranjero. En cualquier caso, respeta al Au Pair, todo el mundo tiene dificultades en la vida a veces y todos pueden necesitar ayuda.
Mi mala experiencia como Au Pairpor Marina el 02 Oct, 2019Leer más »
Cursos de idiomas en línea para Au Pairspor Sammy-Jo el 15 Oct, 2019Leer más »
Algunos comentarios...
Déjanos tu respuesta:
Nuestras redes sociales
Sigue nuestras cuentas de AuPair.com - visita nuestras redes sociales, únete a nuestra comunidad y recibe las últimas noticias del mundo Au Pair.
Suscríbete a nuestro boletín:
Suscribirse como:
Al registrarte, aceptas recibir comunicaciones de AuPair.com. Recuerda que puedes dejar de recibir nuestro boletin en cualquier momento.
Únete a nosotros
¿Tienes ganas de empezar el programa Au Pair? AuPair.com te ayudará a encontrar tu futura Au Pair / Familia anfitriona.
Regístrate con nosotros y conoce lo que podemos hacer por ti:
Registrarse como Aupair Registrarse como familia